Archivo de la etiqueta: RSE

El pensamiento socialdemócrata I: Declive de una síntesis

TecnoAranya2Final

Ilustración por Hector Pineda – Helmet Design

Acaso se trate tan solo del último desengaño, la socialdemocracia es la alternativa que nos dejaron los horrores políticos de finales del siglo XX ya desde finales del XIX. Tras el coste humano y social que supusieron las guerras, los regímenes autoritarios – fuesen fascistas o comunistas – las revoluciones o el capitalismo y sus crisis, la socialdemocracia se postulo a mediados del siglo XX como una alternativa política legítima y viable, a pesar de que el origen de su pensamiento data de finales del XIX. Un fantasma, quizá, de síntesis hegeliana por dos cuestiones desveladas como necesarias: la libertad individual y los derechos ciudadanos por un lado, y la estabilidad política y económica de los estados, por otro.

Si bien hay que admitir que en los orígenes keynesianos de la socialdemocracia había mas de salvar al capitalismo en absoluto declive que de luchar contra el autoritarismo, lo cierto es que los planes contra la pobreza que inauguraron la posterior forma de los estados de bienestar, redujeron las desigualdades que habían producido las guerras, y desde los años 60 y 70 la socialdemocracia fue una alternativa política de exitosa aplicación en Europa. Continuar leyendo

Anuncios

“La pasta no lo es todo” – El porqué del momento del emprendedor

“Esta es la hora del emprendedor”

Lapidaría frase que aun cierta, puede ser fácilmente malinterpretada. La crisis económica supone un escenario perfecto para el ciudadano cargado de ilusión, para el idealista, para el reformador, para aquel que quiere adquirir un compromiso con la sociedad a través de su trabajo aun tras los varapalos del desempleo, sin embargo, entender este compromiso implica cierto esfuerzo reflexivo y, a poder ser, tapones al sentarse frente a la televisión. Lo primero que hay que hacer es dejar de pensar en el dinero como objetivo principal, se que no es fácil  mas de otra manera no habrá reforma posible, ni personal ni social –  pues ese es precisamente el problema del “patrón” español (empresarios realmente hay pocos), objetivo que por otro lado no tienen ni idea de como conseguir –  pero además solo se conseguirá una enorme frustración como resultado. Continuar leyendo