My Pop Culture: En la inopia deportiva

Les gusta el deporte, no digan que no. El deporte mediático, además. Les gustan las gestas, los nombres propios, los equipos, la marcas y las técnicas: su mítica. Les gusta por el entramado moderno de información que los convierte casi en disciplina del saber, les gusta porque está en la cultura nacional e internacional, se mama, se disfruta y después es influencia.

Gusta estar en el ajo, conocer la actualidad, y que coño, si se puede, ser autoridad en la materia. Es cultura – no osen negarlo enunciando el mainstream o los perseguiré motosierra en mano -, se ha construido, tiene sus discursos, sus críticos, su parafernalia y como en cualquier otro ámbito cultural hasta hay unos cuantos que lo practican. La novedad, sin embargo, está en como el discurso deportivo ha conseguido evolucionar y alcanzar lo que al parecer es un nuevo y merecido estatus cultural en nuestro país.

El discurso deportivo casposo, fulero y – no me corto – subnormal profundo, sigue en activo, es innegable. Sin embargo un discurso deportivo alternativo está revitalizando la concepción cultural del deporte en Hispania – acaso es posible que éste estuviese siempre ahí y fuese yo quien no estaba para leerlo -, consiguiendo que el deporte mediático salga de sus catacumbas mas tristes y limitadas para construir algo mas serio, menos sectario, mas inteligente. Porque el deporte profesional mediatizado es el circo romano, el del “pan y circo” y el que reta la reflexión de Séneca, ambos dos.

Ahora uno puede leer columnas, artículos y libros con interesantes referencias deportivas: uno pueden leer a Xoan Tallón en su blog, y sorprenderse, puede pasearse activamente por el excelente catálogo de editoriales como Libros del KO, interesarse por libros como “Futbolistas de izquierdas” – Quique Peinado en Editorial Lee|me – no he tenido el gusto, solo algunas referencias no desastrosas – o, sin ir demasiado lejos, disfrutar de la sección deportiva en JotDown – Esto lo hago hasta yo*.

Son los ojos, está claro. La influencia americana de este giro en el discurso deportivo nacional es clara, y sin embargo la raíz de éste está en la cultura con la que se percibe el fenómeno deportivo: hay quien no saca del espectáculo deportivo mas que animalidad ociosa, y quien goza, sin embargo, del placer de identificar todo lo humano que hay en él – cosa a la que no se le puede negar su encanto -. Observar quizá a ese entrenador en el que ve a Nietzsche reencarnado y sojuzgado, a aquel jugador que es como Platón a la entrada de su caverna, o deleitarse estéticamente en el hondear de aquellas ilustres túnicas de socráticos y sofistas que se arrojan latas de cicuta en el vivaz y agónico agora del sinquerer. Esto supone cierto idealismo, cómo negarlo; cada uno ve solo lo que puede ver, y en ocasiones puede ser germen de genialidad y en otros nada mas que letargo sociovegetal.

* Yo, sin embargo, me perdí la introducción cultural a esta mierda – dicho con cariño-. No importa que ojos tenga porque no estoy interesado en el espectáculo, me quedé fuera, trauma infantil. No me interesa el fútbol, y cuando veo algún partido lo hago a modo táctico: no hay nombres, no hay favoritos y no hay militancia. Con el baloncesto igual pero diferente, las mismas ausencias pero un interés mas artístico, podría decirse. Y pardiez que me aburre el tenis, y la F1 o el motociclismo me parecen el mejor material posible para rehabilitar a Alex DeLarge.

Mi cultura  popular, por tanto, es otra. Mis referencias para escribir artículos, para proyectar mis teorías o para beber mi ocio están alejadas del deporte, y sin embargo, he de decir que por el amor a la cultura me estoy acercando ahora a él, no como espectador, sino como lector. Extraño, lo se, pero como para mi lo importante es leer y disfrutar, todo parece guardar el sentido inicial.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: