¿Flow, dices…?

– Ey! Wilson, sácate la gorra, acércate, y explícanos con detalle que es eso del flow.

– ¿El flow? Pues tío, Miki, en el rap se llama flow es el flujo del rapero. Es esa maestría arquitectónica ejercida sobre el verbo acorazado, que montando un beat, manso o suicida, cabalga con arte español, precisión suiza y crueldad japonesa.

–  Vale, estas como una cabra, pero… ¿como se aprecia eso? Es poco menos que no decir nada, depende quizá de un gusto puramente subjetivo por un artista u otro…

– Bueno Miki, algo de eso hay, pero se trata de maravillar hasta el grado de la euforía. Adaptar el ritmo y letra, y transmitir algo que toque el imaginario popular de forma poderosa con intención grandilocuente…

– Entonces ¿no basta con rimar “patata” con “gallofa” sobre un ritmo de botella de anis?

– No tío, bueno, al menos no para los espectadores algo exigentes. A ver, te explico, el flow es el sentir que emana de la labor de los artistas, provoca sentimientos utilizando figuras conceptuales de la cultura tan cuidadosamente escogidas como las propias palabras, además de tener siempre contacto con la realidad existencial mas concreta y actual …

– Pero tío, eso es común  a otras formas artísticas , no entiendo que tiene de especial esto del flow… porque no llamarlo “estilo”, “sensaciones” o “impresiones”.

– Buena pregunta Miki, parece que estés deseando dar pié a un discurso largo y molesto  sobre la cuestión, que sin resolverla, te resultará bien interesante. Casualidad supongo…

– Eh…no, da igual… No, espera….

– Verás, en ocasiones he leído por ahí  a gente decir que películas como Kill Bill no tienen argumento realmente, están huecas, son predecibles y hechas a base de un pastiche de tópicos. A eso yo respondo –  Es el flow, estúpido! -. Aquí de lo que se trata es de tocar un resorte, de provocar una fortaleza eufórica del carácter, de generar, atención, el componente mítico.  Para lograr esto hay muchos ingredientes posibles: la tarta ganadora del certamen del barrio puede estar hecha con clásica nata, con nostálgicas frutas del bosque, o innovador plátano con chocolate, pero lo que importa es que eleva el placer del gusto a un nuevo nivel, el de experiencia del espíritu.

El flow no tiene solo una mesura cuantitativa, sino cualitativa también, es como un aura que debe llegarte, que debe poder deprimirte si así lo desea o hacerte emanar un campo de energía como si fueses un personaje de Dragon Ball.

– A mi me gustaba Krilin.

– Si bueno, lo entiendo, compartes la esperanza de que te vuelva a salir el pelo. En cualquier caso es algo que debe tener el poder de retrotrae a ti mismo de alguna manera, y de excitar sin control alguna de las sensaciones que has experimentado a lo largo de tu vida, normalmente la preferencia de flows encaja con tu propia personalidad y momento de esta; el flow puede ser oscuro, violento, happy, y hasta sexy, si no te has puesto palote con una canción no tienes ni puta idea de lo que es la música, y que dios mate a un gatito si esto tiene algo de racional. Para ello se recurre a la auténtica poesía, a la arquitectura de conceptos, a la nostalgia mas infantil, al trazo mas humano de un lápiz 2B o a la colleja del dragón.

– Hat! Hu! Aaaaia!

– Suelta ya ese palo de escoba. El que tiene flow, conecta con la gente, tío. Hay mil formas de hacerlo, pero solo un resultado, el exceso radical: puedes sentirte mas enfadado que nunca, mas fuerte que nunca, mas alegre que nunca, mas sensible que nunca. Cuando te enchufan el flow solo puedes asentir en una burbuja de desmesura abrumadora. Y tras la experiencia extrema te sobreviene el descenso a la comprensión, propensa a garantizar la tolerancia y la pluralidad, mierda filosófica, ya sabes. El tema es que esa radicalidad irracional perceptiva, esa abstracción, es normalmente propia de la niñez y la adolescencia, por eso nada tiene mas fuerza que las figuras de la cultura popular de cierto periodo de tu vida. Esta mierda es mirarte, reírte de ti mismo, y pasarlo jodidamente bien, o mal, recordar tus sentimientos mas puros.

Por eso hay gente a la que, como a nosotros, nos  gustan los maestros de Kung Fu con larga barba blanca, las katanas y los robots que tiran misiles por las tetas; nos gustan los sombreros de Indiana Jones, los bastones de “La naranja Mecánica”, el tigre de “He-man”,  y los gritos de las tenistas. Algún día nos imaginamos persiguiendo ballenas blancas gigantes acompañados de marineros de enormes y tatuados antebrazos adictos a las espinacas, y adoramos a Ibañez como a dios, y a Mortadelo, su profeta. Somos de los que firmaríamos por perecer en el intento del tiro combinado de los hermanos Derrick, por mudarnos a aquellos recreativos que cerraron hace tiempo en el barrio, y meterle una patada voladora al jincho con coletilla que te quito tus cincuenta pelas para gominolas a punta de navaja de llavero, eso sí, después de ponerle una vela a Ghandi y al peluquero de Bob Marley al volver de correr con los lobos. Esto tiene para nosotros el estatus de mítico, y traerlo con arte e intención es lo que yo llamo flow. Eso sí, cada cual tienes este apartado de lo mítico relleno por sus propios trastos inservibles.

Y ahí estas, inmerso en la experiencia estética que es el flow, siendo lo que crees que es ser tu mas que nunca, sea esto o no verdad . Todo esto se concreta de manera diferente en cada personas, y su efecto requiere de la sincronización entre el artista y el público, por eso hay canciones que parecen hechas para ti, e incluso escuchadas en el momento oportuno. Te crece dentro como una euforia químicamente inducida, tío.

– Se me saltan las lágrimas, macho. Parece mentira que seas solo una caricatura del autor extrañamente deformada…

– Ya, si, bueno. Soy tres veces mejor que el gilipollas del autor. ¿Me oyes, Berto? Que te follen!

– Filosofía pura, joder…  Eh! Pásate eso cabrón, que te lo incas…

– Mítico…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: