El momento exácto

Aun recuerdo el momento exacto en que la realidad aplastó mi ilusión mas infantil, fue allá por 1992, en mi pequeña habitación de seis metros cuadrados, y mientras dormía plácidamente. Paradójicamente la realidad se coló en mis sueños, cruel en acto e intención, y trepó por mi espalda para bajarme de las nubes casi literalmente, dando ,como previsible resultado, un berrinche por frustración. Como gran cantidad de niños soñadores, acaso los haya de otro tipo, yo soñaba que volaba; hay muchos tipos de vuelo, algunos vuelan como Superman, cruzando campos y ciudades a velocidad de vértigo, otros simplemente saltan exactamente hasta donde quieren hacerlo, disfrutando de la caricia del aire en el proceso; pero yo era de los que flotaba, simplemente, y se dirigía lentamente hacía donde quería a base de movimientos natatorios, normalmente de adorable braza.

Aquel día de Junio, mientras rastreaba lo altos techos de la casa en elevada ensoñación y pensaba – yo siempre sueño que pienso, acaso porque no puedo dejar de pensar o de soñar, no lo se – , vino a mi la idea de que lo de volar no parecía muy natural, y mientras buscaba una explicación que complaciese a mi mente infantil, fui lentamente cayendo, desinflandome, y por mas que nadaba con ímpetu hacia el techo, terminé por tocar tierra y no volver a elevarme en sueños nunca mas … salvo una vez que fui lanzado por una catapulta, pero esa ya es otra historia.

Me desperté frustrado, y furioso sin saber porqué; fue cuando la experiencia me dio el primer ejemplo, si no de “la ignorancia es la felicidad”, si de “intenta despertar lo menos posible”, actitud que adopté fielmente, y que aunque me costó no pocos problemas en la adolescencia, conseguí disimular hasta tener la edad suficiente para que nadie me dijese qué, cuando o donde soñar. Ahora sueño que esquivo la mezquindad, que me siento realizado y me convierto en un hombre honrado y sabio, y que hago, con los míos, de este mundo un lugar mejor, sin embargo la realidad se cuela en mis sueños, cruel en acto e intención, para reafirmar con mas fuerza, si cabe, aquello de : “intenta despertar lo menos posible”.

Dedicado a los que hacen de los sueños el camino…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: