E-book e industria tecnológica: El enemigo en casa

El nuevo paradigma digital de lectura está, si aun inventando su forma y trabajando en hacer fuertes los gozones que harán girar sus puertas, sin duda ventilando ya el sector editorial por la ventana. Hay que reconocer que a pesar de sus detracciones, la venta de e-books y dispositivos de lectura está aumentando de manera exponencial en los últimos años, tanto en el extranjero, mas rápidamente, como en nuestro país; lo que indica que el público está interesado, luego veremos algunos porqués.

El e-book es un formato que ha nacido inmerso, por y para la era de la información, y asienta su base en la investigación tecnológica manteniendo, sin embargo y por el carácter humanista del libro tradicional y su industría, una conexión social que trae, amen de algunos problemas, la reflexión que vestimos los hombres de letras, y que mantiene el trabajo en contacto con el suelo. Sin embargo, estos esfuerzos conjuntos, de objetivo a mis ojos tan deseable, están viéndose rodeados por todo tipo de cortapisas; una de ellas desde donde podríamos creer que viene su mayor apoyo, la industria tecnológica.

Para el lector, la experiencia de lectura digital puede ser muy gratificante, y mirando al futuro, el aumento de la calidad de esta tiene aun mucho recorrido, debido  a las posibilidades tecnológicas con las que la industria editorial empieza a trabajar. En un futuro muy próximo la descatalogación será un recuerdo borroso: encontrar el libro que buscas, en la edición que buscas e independientemente de su éxito y edad, será rápido, sencillo y económico. En el ámbito académico, donde las presentaciones copan las aulas, los apuntes se toman a teclado, y las pizarras empiezan a ser electrónicas, un dispositivo de lectura vacía la mitad de la mochila de ese escuálido estudiante. De igual manera ese investigador desordenado ha encontrado la manera de que su mesa esté algo mas despejada, y la indexación digital agiliza las búsquedas de su trabajo. Por todo esto podemos decir que el e-book supone un valioso exponente de la tecnologiación de nuestras vidas, con todo lo que la tecnología puede aportar para ganar rapidez y eficiencia en los procesos, y que aun así, para ser justos, aun estamos en proceso de valorar de manera compleja.

Ahora bien, el problema que azota la propia base de la colaboración entre la industria editorial y la tecnológica, abre un abismo difícilmente salvable por el momento, y del que algunos entusiastas aun no se han percatado. Se trata de la contradicción entre un carácter que la letra ha heredado desde tiempos inmemoriales, y de un carácter que la técnica ha bebido desde su emerger moderno:

El mundo editorial, el autor, el libro. La instrumentalización de este sector con objetivos lucrativos siempre crecientes es relativamente reciente, y hasta entonces imperaba un justiprecio sobre una labor principalmente humanista, conferida por el carácter del conocimiento y la literatura en la esencia humana, aplicable a todas sus dimensiones. La industria tecnológica, la cadena de montaje, el dispositivo. Este sector nace y crece en la mentada instrumentación comercial, la tecnología intenta hacer dinero para la tecnología, véase el círculo vicioso, y desde la modernidad de la revolución industrial, el negocio tecnológico se basa en la necesidad de crear medios para necesitar la tecnología.

No significa esto que me desdiga yo de los merecidos halagos a la tecnología, que en tantas cosas nos ha hecho, y utilizo aquí la palabra sin reservas, mejorar. Sin embargo la valoración completa de la tecnologización aun está, como decía, por hacer; sujeta quizá a alcanzar aun una meseta de futuro que nos permita mirar atrás, eso si recordamos como hacerlo.

En cualquier caso el objeto de esta entrada es ese algo que muchos no saben explicar, esa reserva de algunos lectores por el e-book que trae un sentimiento inexplicable y punzante de incompatibilidad lectora, esa reyerta intralector entre la curiosidad y el temor, tiene en mi opinión relación con la singularidad de caracteres industriales que hemos expuesto: Una lavadora dura 5 años, una televisión 10, una bombilla X horas, una impresora Y copias, aun no sabemos cuanto dura un dispositivo de lectura digital. La tecnología está diseñada para evolucionar rápido, para quedar obsoleta, para cambiarse sin necesidad, y esta naturaleza es antónima a la del conocimiento, a la de la literatura. Algunos lo llaman romanticismo, otros simplemente la esencia de las humanidades, pero al intentar fusionar dos mundos tan diferentes en intención, surge un rechazo que, aun forzando la cercanía, no puede evitar desprender esquirlas que abofetean la faz del cliente/lector. De tal manera que el triunfo del e-book está sujeto, a mi parecer y necesariamente, a un cambio profundo en el carácter de la industría tecnológica, un cambio que abandone la obsolescencia programada, su esencia consumista, y trabaje por la compatibilidad de medios y formatos a traves del tiempo. Si guardaste algo importante en un disco de 5 1/4 hace 20 años, te aseguro que tienes un problema, si piensas hoy en dejar a tus nietos la selección de e-books que forjó tu intelectualidad, me temo que también. Es hora de que la industria tecnológica se deje de gurús limpia bolsillos, y empiece a escuchar fuera de sus paredes de silicona.

Anuncios

2 responses to “E-book e industria tecnológica: El enemigo en casa

  • Mariona

    Exacto. No podías haberlo explicado mejor…Yo por eso estoy revelando mis fotos últimamente, a la antigua usanza. Y por eso todavía no compro e-books: la tecnología es demasiado etérea para mí 🙂

  • biblioeteca

    Cierto del todo… Yo no compro nada si no va en papiro y con encuadernación de oveja merina… ¡mira que hacer ediciones en rustica y cartoné! ¡Es que solo quieren que nos dejemos los cuartos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: