La paradoja del determinismo y la libertad en el ámbito de la acción

Al adentrarnos el estudio filosófico de la acción, y en cierto momento del Siglo XX, sucede que este nos arroja a una paradoja que, a mi entender, bien podría establecer unas bases duraderas alrededor de las cuales levantar la nueva religión de la contemplación. Personalmente me recuerda a aquel árbol de cuya caída es cuestionada su sonoridad ante la ausencia de alguien para escucharlo: un antiguo proverbio oriental destinado a sugerirte lo necesario para adentrarte en la contemplación reflexiva acerca del significado de la existencia del ser.

En la filosofía de la acción hay dos grandes perspectivas: Por un lado la compatibilista, que opina que el determinismo de la acción es compatible con la posibilidad de atribuir responsabilidad moral, es decir, alabanza o reproche moral ante una acción. Esto significa que no es necesario ser libre y tener alternativas de acción, para que se pueda exigir responsabilidad moral por nuestras acciones. Esto nos parece anti-intuitivo, y sin embargo, como veremos, lleva algo de razón. Por otro lado están los incompatibilistas, aquellos que piensan que no es posible considerar juntos el determinismo y la responsabilidad moral. Defienden que para ser responsable de una acción tienes que haber podido elegirla libremente antes entre diversas alternativas.

Hasta ahora todo parece relativamente sencillo, nuestra intuición nos dice que efectivamente si no somos libres no se nos puede exigir responsabilidad por nuestras acciones. Sin embargo la paradoja brota, como el esqueje de aquel árbol, desde la raíz terrosa que es el concepto de determinismo:

Entendemos como determinismo que las acciones son fruto de una causa concreta, y esta a su vez tiene sus propias cusas, y así hasta el infinito siguiendo una cadena de causalidad mecánica. De tal manera que tal y como sea el pasado, implica un futuro concreto.

Esto afecta a algo muy importante al considerar la acción, el momento de la deliberación. Nuestra deliberación culmina en la decisión que provoca nuestra acción. Por tanto si aceptamos el determinismo, la decisión esta predestinada por las condiciones, nuestra disposición psicológica, y nuestra experiencia vital; es decir no somos realmente libres. No tenemos control sobre la decisión, la tomamos racionalmente pero no podríamos haber decidido hacer otra cosa, de manera que en principio parece lógico pensar que no se nos puede exigir responsabilidad moral.

Ahora intentemos analizarlo desde el punto de vista libertarista: si el mundo no es determinista, si somos libres, no hay unas causas concretas que provoquen cada decisión. Decir esto es mas de lo que parece, pues supone que hemos perdido el control racional sobre la decisión, y ni siquiera el conjunto concreto de una circunstancia, una disposición psicológica y una experiencia vital concreta, harán que decidamos una opción concreta y vinculada. Esto, espero que sorprendido lector, supone la arbitrariedad de nuestras decisiones en libertad, y la cuestión de si se puede exigir responsabilidad a la arbitrariedad. ¿Podemos juzgar moralmente el resultado de una tirada de dados?

De esta manera nos sobreviene la paradoja, provocando, solo si he conseguido transmitir la cuestión de manera acertada, una lumínica estupefacción que nos puede postrar en posición de meditación hasta el momento del nirvana:

Si acepto que soy dueño de mi destino y que tomo las decisiones racionalmente, asumo que el mundo está determinado y no soy libre, sin embargo, si acepto que soy libre, acepto a su vez que mis decisiones no son racionales sino completamente arbitrarias.

Ambas opciones nos resultan ahora anti-intuitivas; deseamos creer que somos libres y, además, origen genuino de nuestras acciones, teniendo por tanto el control sobre la racionalidad de nuestras deliberaciones. Esta situación paradójica de la filosofía de la acción ha sido despejada, articulando la teoría de una manera diferente, por el filósofo Robert Kane. Libertarista incompatibilista que, de alguna manera, concede también a los compatibilistas lo que es suyo. Sin embargo me ha parecido mas interesante el problema que la solución, y espero que haya sido igual para mis lectores.

Anuncios

One response to “La paradoja del determinismo y la libertad en el ámbito de la acción

  • soplosdemusica

    muy buen tema, me ha gustado mucho… siempre queda expensas de si somos o no realmente libres o nuestros actos estan determinados. Pero aquí has abordado el tema por completo, aunque no es solución, si no respuesta posible 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: