My beat expresion I – Sentidas ocasiones

En ocasiones, el fin de semana, recuerdo mi infantil gusto por los espagueti con atún y tomate y los cocino para ambos, pero últimamente, a la hora de servirme, decido prescindir del tomate: No encuentro una razón para este ir y venir de la añorada infancia a la futurible madurez que me define el presente de una manera inexacta, como no lo encuentro a conducir diez kilometros hasta el aparcamiento de un cementerio en el que me gusta ver la luna alumbrando un campo de naranjos, mientras fumo. No encuentro sentido a sonreir ante la mera expectativa de un rato libre para la libre lectura, o a la alegría de estar solo de vez en cuando. En definitiva, no encuentro sentido, a encontrar sentido a esta existencia, en todo aquello que es ocio y complemento, liberación y descanso, de lo que es mi hacer, mi obra, mi oficio y beneficio, el cual pierde su sentido con los dias, con el tiempo, el cual diluye por si mismo mi aprendida apreciación, como virtuosa, de la cualidad de la constancia, y condena mis principios a los de un primate encerrado en una jaula abierta. En ocasiones siento un desparpajo que me grita a mi mismo, falto de modales y lleno de cardenales, que me dará una tunda si no empiezo a moverme en la dirección adecuada, y allí están esos barrotes invisibles y aquí los agarran mediante el llanto las manos de este primate.

En ocasiones siento que no es mi época, que debería haber nacido en un pasado lejano o un futuro aun mas distante, simplemente porque mi alma no encaja en este molde estrecho que muchos han preparado para mi, con esfuerzo, y que yo, con toda mi alma, apenas he conseguido ensanchar lo suficiente para ser soportable. En ocasiones no hay silencio que pueda acallar mis ganas de huir, ni letras que no sueñe haber escrito. En ocasiones, cuando la lluvia hace su trabajo, muestra con malevolencia a mi guarida sus montañas, y siento el deseo de correr hacia ellas solo para verlas de cerca, mas mi deseo se muere en un instante, aplacado por mi molde, su forma y peso, su metal pulido, brillante, sólido, confiable … y que provoca esa desconfianza, y en mis descansos, con mi molde de vacaciones, mi cuerpo es ya cúbico y no puede moverse. En ocasiones sueño con encontrar la ocasión perfecta, aquella en la que mi alma tenga un momento de lucidez y de rienda suelta a una airada desesperación al tiempo que mi molde, de vacaciones y sin guarda jurado, consigue con su ausencia devolverme esa forma elástica y sangrante que desea mi propio dolor, y que me grita al oído: “HUMANO” y me mira con cara de – ¿Y qué?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: