La complicada cuestión del aborto

Bueno, como lo prometido es deuda, me voy a meter en un berenjenal de aquí te espero, con altas posibilidades de polémica, y esperando ademas que suscite debate. Intentaré teorizar, o mas bien exponer, las distintas posiciones con respecto a la cuestión del aborto, en una visión general y subjetiva. Mas tarde, espero que colaboraciones y comentarios enriquezcan la entrada y el mentado debate.

Hay, en mi opinión, varios frentes en los que uno tiene, o no, que posicionarse respecto a la cuestión, empezando por los conceptos de persona, o mejor dicho, ser humano. Veréis que me voy por las ramas, pero volveré a la cuestión progresivamente, empecemos:

En primer lugar, persona hace referencia en su origen etimológico a mascaras sociales de los individuos, por lo que una persona no es tal hasta pasada su infancia al menos, pues no tiene una identidad social definida, así que el termino mas apropiado para tratar el tema del aborto sería en mi opinión, ser humano.

Hay, en teoría, tres momentos en los que diferentes criterios dictamina que algo es un ser humano: Desde el momento que un ser humano nace, desde el momento en que, aproximadamente a los tres meses de gestación desarrolla un sistema nervioso y cerebro complejo, y desde el momento en que sucede la fecundación, y el embrión recombina los genes de sus progenitores creando una forma potencialmente humana y de características genéticas azarosas y por tanto irrepetibles.

En mi opinión la cuestión no gira en torno a esto, aunque es importante, para las medidas de tiempo de interrupción del embarazo, posicionarse al respecto. Para proseguir, y como no es esencial para mi linea de exposición, partiré de la opción de que un ser humano es tal a partir de que sucede la fecundación, porque aunque es la mínima expresión del ser humano, su carácter irrepetible inaugura el concepto que me parece clave para la cuestión, la responsabilidad.

La responsabilidad es, a todas luces, una carga. No lo entendemos aquí como cuando nuestros padres nos decían durante la adolescencia “Tienes que ser mas responsable y serio”, sino que la responsabilidad es una carga moral y psicológica que debes soportar, y que normalmente tiene una contra-prestación práctica. Lo que tiene la vida (según una concepción occidental del individualismo moderno vehiculado por el cristianismo, que impregna nuestro sistema de valores, seamos o no cristianos mientras hayamos crecido en una sociedad occidental) es que todos nuestros actos acarrean responsabilidad.

Tras esto, y teniendo en cuenta la clave mas conservadora (por mera prudencia teórica) de consideración como ser humano, en cuanto a embrión recién fecundado. Su destrucción es un acto que acarrea responsabilidad, moral y teórica, y a la práctica de sufrimiento emocional. Ahora bien, esta cuestión es a mi parecer, algo que tiene que ver con la filosofía práctica, pues, no interrumpir un embarazo, dependiendo de la situación, puede acarrear una responsabilidad mayor. Aquí por tanto me centro en lo que llamaríamos el aborto libre, y no en los casos recogidos por la anterior legislación, en caso de violación, peligro para la madre o para el feto etc. Siguiendo con el tema, la decisión, independientemente de que sea legal o no, (la ley es mero texto, la moral y la ética son algo esencial en el ser humano) se toma en un momento dado, en el que no se conoce el futuro, y se realiza una estimación de este sin garantía alguna. Aquí es, en mi opinión, donde se integra la subjetividad de la cuestión:

En primer lugar, hay que posicionarse con respecto a las medidas previas, es decir, si se considera igual en cuestión de responsabilidad un  embarazo no deseado en el que se han usado anticonceptivos con alto porcentaje de efectividad o si no se ha hecho. En mi opinión personal esto no es trascendente, aunque si muy importante y dependiente de la educación, precisamente para evitar sufrimiento innecesario.

Tras esto hay que intentar exponer que factores influyen en la decisión practica de una mujer al respecto:

– Por un lado está la valoración individualista: hay personas que tienen un pensamiento mas individualista, donde el individuo es origen y destino de todas las decisiones de este, y que excluyen al resto y sus opiniones de su reflexión, sin embargo hay personas que tienen un pensamiento mas social, y entienden las decisiones personales como parte de un todo social, y a si mismos como conformantes de una sociedad con una relación porosa y comunicante con esta, no estanca.

– Por otro lado está la situación social y económica, familiar y personal del individuo en cuestión.

De esta manera, bajo el concepto de responsabilidad y teniendo en cuenta estas consideraciones, surgen varias opiniones generales respecto a la cuestión: En contra del aborto libre, porque se considera la identidad individualidad ligada a la social, y el tema del aborto un tema social, no individual, esta postura considera que, al menos, la cuestión no es subjetiva, y hay que decidir entre todos y aplicar una legislación general y efectiva. A favor del aborto libre, porque considera que la decisión es individual, y no social, cada uno debe decidir si quiere o no abortar.

La segunda parte ya recae en el individuo, y tiene que ver con los factores sociales y económicos, así como familiares y personales. Esto parte de la consideración de que abortar no es algo inocuo, aunque se permita legalmente, es decir, es un trauma y acarrea responsabilidad emocional y social, nadie puede “abortar felizmente”, abortar es un palo para la madre o padres, de manera que cuando una mujer o pareja decide abortar está decidiendo soportar la carga, soportar la responsabilidad de haber terminado con un proyecto irrepetible de ser humano, frente a soportar otras cargas que, bajo consideración subjetiva, son peores para ellos e incluso para el niño, y que pueden tener que ver con factores sociales, familiares, económicos etc …  es decir, hay una decisión entre cargas, entre responsabilidades. Esta es la argumentación detrás de la opción de ver este tema como subjetivo.

Dos tópicos a romper

Hay un par de tópicos en el debate contra los que me gustaría posicionarme:

Por un lado, muchos antiabortistas, creen que legalizar el aborto libre supone una permisividad extrema y una forma de escapar de responsabilidades, una medida de propensión al libertinaje y la irresponsabilidad. Creen que una persona que decide abortar lo hace “felizmente”, y no es el caso. Abortar está en contacto con una parte sintiente de la mujer y el ser humano en general, y para nada es inocuo, nadie que decida abortar está feliz de hacerlo, ni tampoco aliviado.

Por otro lado algunos proabortistas, creen que el “tengo derecho a decidir” significa que tienen el derecho a interrumpir un embarazo en cuanto no les vaya bien por cualquier trivialidad personal, exaltando al individuo frente al otro, cosa aceptable, pero en factores que posiblemente no sean cualitativamente equiparables. En mi opinión esto sucede porque no estan en contacto con esa parte sintiente, con ese dilema emocional que se presenta solo al mismo tiempo que la situación. Los que enarbolan esta consigna con conocimiento de causa, saben que significa que acarrearán una carga para no acarrear otra mas pesada y dañina para la misma o muchas mas personas, la elección de lo, subjetivamente, menos malo.

Anuncios

26 responses to “La complicada cuestión del aborto

  • marionaral

    Hola! Son muchas cosas las que querría comentarte, pero prefiero focalizarme en la principial: asumes como hipótesis que alguien es un ser humano desde el principio de la concepción. Habiendo asumido eso, ¿por qué ha de depender la vida de un ser humano de la responsabilidad de otro? En ningún otro caso moral se permite eso, el derecho a la vida es inalienable, y no depende de decisiones ajenas, ni de responsabilidades ajenas. ¿por qué en tu planteamiento sí?

  • Nodea

    El problema de aborto viene dado principalmente de la mentalidad que se tiene respecto a la violación. La violación es un acto despreciable, creo que en eso estamos de acuerdo, pero eso no debe determinar que “un niño producto de una violación va a ser infeliz”. Es iluso pensar que todos los hijos que se tienen por voluntad en el sexo por parte de las dos personas es producto del amor o el deseo de los padres. No podemos considerar al producto de la violación un mal, tener un hijo JAMÁS es un mal (en el acto en si). Se demoniza al proyecto por no tenerlo por voluntad o por ser fruto de un acto malvado, pero es que acaso el aborto no es algo malo? Aceptemos que es un asesinato, no nos justifiquemos en “la ciencia” ni en consideraciones religiosas o lo que sean. Si vamos a tener que estar pendientes de si el niño es verdaderamente producto de la voluntad, de si el niño va a poder vivir bien, de si el niño va a ser querido y etc……… Si nos basamos en estas dudas, el aborto estaría justificado, porque nadie te asegura nada. No se puede negar la existencia de un ser porque vaya a sufrir, lo que hay que permitir es existir para que pueda encontrar su propia felicidad. Solo una sociedad capitalista, acomodada y absurda dice que no se puede tener un niño porque va a sufrir ya que no tiene “medios ni dinero”.

  • Beijabar

    Perdonad el retraso, cosas de las vacaciones:

    Marionaral : Si, el caso es que lo he expresado así en alguna linea del texto, y es un error por mi parte; digamos que esa consideración es a nivel teórico y con respecto a la responsabilidad por su carácter irrepetible, pero no es un ser humano, claramente un conjunto de proteínas de tamaño ínfimo y composición mucosa no es un ser humano, pero es potencialmente humano sin duda alguna. En esa potencialidad es donde yo apoyo la responsabilidad de deshacerse de ello, si me he expresado así es porque lo que importa de la cuestión es la responsabilidad, la moralidad de la opción abortiva y su elección, no la nomenclatura técnica, donde en mi opinión un ser humano no es tal hasta que nace.

    Por otro lado, pareciese que consideras el derecho a la vida como algo concerniente a la autonomía y la libertad, y en mi opinión la realidad no es así, claro que la vida es decisión de otros, banqueros, políticos, empresarios, ciudadanos … todos decidimos cosas que afectan y matan, literal e indirectamente, personas en el otro extremo del globo, y en esta cuestión, de manera aun mas clara, porque la vida no brota de la roca, requiere de una vida “madre”, por lo tanto la vida depende de su madre, siempre, y esta decide, y a la vez, no es ajena, sino que lo hace con pleno derecho como parte necesaria.

  • Beijabar

    Nodea: La cosa aquí es parecida, un niño no tiene porque ser infeliz por ser fruto de una violación, pero si así la madre, lo cual repercutirá en el hijo muy probablemente… yo entiendo lo que dices perfectamente, pero es una contradicción del individualismo y la autonomía que tanto atesoramos: Una violación con embarazo, es para la mujer una injusticia, le supone una carga no solo no decidida, sino en la que no ha tenido ninguna responsabilidad, por lo tanto es una carga injusta, y en sociedad se tiende a restituir la justicia. Si no aceptamos esta manera de rectificar un error injusto, estamos renunciando al derecho a la libertad y a la autonomía, y aceptando que lo que nos caiga, habrá que aceptarlo, sea injusto o no, por esa regla de tres, la sociedad se deshace con el pacto social de Rousseau, y si yo mañana quiero esclavizar a alguien, tiene que aceptarlo porque si. Lo que ocurre en los casos del aborto es que la justicia se impone en una “competencia entre autonomías”, entre la personas y el proyecto de persona, y yo personalmente, al igual que la ley, soy partidario de favorecer a la persona, mas que nada porque hay muchos factores que pueden hacer que el proyecto se quede en eso, y nunca sea un ser humano (abortos naturales, malformaciones que comprometan la vida, etc…). Respecto a al ultima parte de tu comentario, diría que no estas en contacto con la parte sintiente de ser padre o madre, hay quien prefiere no tener un hijo frente a saber que no podrá darle unos minimos:

    Hay una formula de moral alternativa a la occidental que siempre me ha gustado y que parte de una cita bíblica: ¿recuerdas el capítulo biblico de las mujeres que discuten sobre un hijo ante el rey Salomon? Pues hay quien dice: “La mujer que estaba de acuerdo en partirlo por la mitad era la verdadera madre, pues antes verlo muerto que en manos de otra mujer que no es su madre”.

    Esto lo digo porque, en mi opinión, la moral es tan relativa, que si hay algunos minimos comunes, que los hay, son tan limitados que uno ha de estar abierto a dejar elegir a cada uno. Si uno es contrario al aborto, perfecto, que no aborte, pero no se donde está el derecho a pensar que otra persona tiene que verlo igual.

  • Nodea

    El problema está en considerar que aceptar una conducta o un hecho que nos parece injusto y que no se puede arreglar es un atentado contra la libertad. Abogamos por la virtud del “hago lo que quiero, no lo que debería o no debería”. Evidentemente estamos ante una ética teleológica, totalmente influenciada por el capitalismo que habla de máximos beneficios o máxima comodidad. La pregunta real del problema es: ¿Por qué no tener un hijo habiendo sido violada? Claro, en una sociedad capitalista lo más lógico es abortar , lo más lógico es explotar y lo más lógico soy yo y que le den a los demás. No podemos basarnos exclusivamente en nosotros, y menos en nuestra precognición tipo “este niño va a ser infeliz”. La condición individual no está sólo en hacer lo que quiera (y encima basado inmoralmente en el pretexto capitalista), sino en aceptar sacrificios también.

    Y el problema de toda esta defensa del aborto, de la precognición y de lo evidente, está en que estamos justificando la eugenesia. Estamos yendo hacia una sociedad eugenésica. Prmero nos regimos por un “el niño no va a ser feliz, abortamos”, luego iremos a el “el niño como va a ser retrasado mental va a ser cojo, o va a ser infeliz… abortamos”, finalmente “el niño va a ser muy feo, abortamos porque no va a poder ser feliz”.

    ¿De quién es el problema? Del sistema social, y un sistema social que tenga que llevar a tales extremos es horrible. Repito que nos basamos en el pretexto capitalista de comodidad, beneficios y “bienestar”. Antes la gente vivía sin calefacción, sin agua limpia y se alimentaba de pan. ¿Crees que por ello debían ser necesariamente infelices? Ahora pensamos: pues no traemos a un niño para evitarle tal desgracia, cuando sabemos que antes era una regla vivir así entre los campesinos o gente pobre. Pero encuentro ligeras contradicciones: ahora se tienen más medios para tener un hijo, pero es más caro. Antes se vivía en condicciones peores y se tenía más. ¿Hasta donde vamos a ir a parar?

    La madre va a ser infeliz porque no va a buscar su felicidad en ese niño. Se le mete en la cabeza que eso no es felicidad, precisamente porque así se ve. Hasta tal punto estamos influenciados, que la mayoría de personas no pueden ser “felices” o “estables” sin ver su partido de fútbol favorito o muchas otras cosas.

    Y vuelvo a lo de antes: el sistema social, la sociedad. ¿No es también necesario evitar que haya violadores? Ya bueno, tarea imposible, siempre habrá uno. Pero se me antoja que hay mucha falta de educación, de que todo eso del interés personal está influenciando la actitud del violador, que todo ese individualismo nihilista lleva a tales actos. Pienso “Coño, si me apetece violar a alguien, es mi máximo placer hacerlo: lo hago”. Vivimos en una sociedad en la que somos productos y mercado, en el que ese individualismo barato es inhumano y en el que si te violan es porque no tienen más valor que ser objeto sexual.

    Creo que es mejor cambiar el sistema, aunque es más difícil. Pero no poder no hacerlo no nos debe llevar a hacer errores y adaptarlos a este sistema absurdo y horrible.

  • Nodea

    No se pueden modificar mensajes, me refería a “no poder hacerlo” xD

  • marionaral

    Hola Berto, disculpa q no haya podido responder antes….nueva objección: ¿por qué alguien no es persona hasta que nace? Eso es de nuevo un criterio fallido, porque mira: la mayoría de niños nacen a los 9 meses de gestación, pero tb la mayoría de niños son “viables” a partir de las 6’5 meses de gestación. La cuestión es que cualquier criterio a partir del cual digas “ya es persona” va a ser “relativo”, y la cuestión es que realmente no puedes decir cuando es “ya” y cuando no. Los pro-abortistas tienen lo que se dice “la carga de la prueba”. Es decir, ninguno tenemos un criterio definitivo para decir “ya es ser humano”. Pero dado que los abortistas son los q abogan acabar con algo que no sabemos si es un ser humano, tienen la carga de la prueba: es decir, el deber de DEMOSTRAR que, efectivamente, no es un ser humano. Y, valga la redundancia, no hay modo humano de demostrarlo.

    Sobre lo del derecho a la vida…eso es otra cuestión más complicada, bastante más complicada. Pero te doy una pista de lo que pienso: ¿por qué se afirma la existencia de derechos universales? ¿qué justicia universal garantiza dichos derechos? Ontológicamente hablando, los derechos universales no existen. Existe el derecho positivo, y luego existe la ética, que es cosa aparte. Si te fijas, los derechos universales estarían basados en una especie de “ley natural” o “derecho natural” que, en realidad, casi nadie “reconoce” (porque lo políticamente correcto es decir que todo es relativo). Por lo tanto se me hace curioso que, por un lado, casi todo sea relativo, pero que luego todo el mundo use frases como “esto es un derecho inalienable”. ¿Ah sí? ¿por qué lo es? ¿quién lo dice y quién te lo va a garantizar? Lo siento, pero no son inalienables, y dependen de la sociedad en la que uno se haye inserto: estricta y ontológicamente hablando, no hay ni un sólo derecho universal. Por lo menos partiendo de las bases éticas que están al uso en nuestra sociedad.

    saludos y disculpa la tardanza!

  • Beijabar

    Buenas Mariona, no te preocupes por el tiempo, no hay problema … por cierto, muy buen comentario: Hay varias cosas en las que opinamos igual, yo he dicho “desde que nace”, intentando expresar, no un punto de demarcación temporal sino capacitativo, por ello es muy apropiado como tu lo expresabas, que vendría a ser desde que el niño podría, con algo de ayuda, subsistir fuera del vientre de su madre, quizá esos 6,5 meses que comentabas. Pero sin duda el criterio es relativo, y en mi opinión, esa misma relatividad es lo que hace la cuestión subjetiva. Comentabas que los proabortistas tienen el deber de demostrar, pero eso presupone una visión de la cuestión holista y social, donde hay que establecer un pacto, dar cuentas a la sociedad, pero si ves la cuestión de manera individualista, no hay que demostrar nada, la opinión subjetiva es mas que suficiente criterio para decidir libremente. Estas son dos opciones sobre la visión general de la cuestión que comentaba en la entrada original, y aquí si, diré mi opinión personal, aunque primero y de manera necesaria tengo que decir que:

    Estoy perfectamente de acuerdo en esa relatividad que comentas con respecto a los derechos individuales, no creo que haya derechos universales con base metafísica u ontológica, los derechos universales son los que los humanos queramos darnos en un pacto basado en una moral mínima intersubjetiva. Ciertamente todas las justificaciones de los derechos humanos universales terminan siendo iusnaturalistas, y yo no estoy de acuerdo, aunque apoyo los derechos humanos, lo hago desde una “ética minima” que creo que se puede intersubjetivar de la parte sintiente del ser humano.

    Habiendo comentado esto, mi opinión sobre la cuestión del aborto es que, en primera instancia es una cuestión personal, mas que nada para ser coherentes con un individualismo que hemos conseguido históricamente, y que muchos consideran un logro de la reflexión sin discusión posible. Al menos para mi, tiene sus luces y sus sombras, pero hay que reconocer que está impreso en la cultura occidental, de tal manera que hay que ser coherente, y no se puede uno aferrar a él cuando le interesa y alejarse cuando no. Sin embargo, dentro de la visión individualista de la cuestión de la decisión, creo que debe haber un límite que yo siempre marco en el imperativo categórico kantiano, para mi eso es lo que marca si una moral es “de apariencia” o real. Si puedes ponerte en el caso del feto incompleto, pero con la razón y el sentimiento de una persona completa, y decidir sinceramente que querrías para ti si fueses él, lo mismo que estas decidiendo desde fuera. Entonces estás en pleno derecho de abortar al margen de la opinión social. Creo que una reflexión sincera de esta indole siempre sacará a la luz un criterio que mantiene la subjetividad individual, pero que se separa de las trivialidades modernas o capitalistas. ¿Que opinas?

  • Beijabar

    Nodea: Creo que lo que tu comentas es lo que yo he llamado “luces y sombras del individualismo moderno”, aunque creo que la progresión que aventuras exagera, pero quien sabe la verdad, vista la dirección que lleva todo. La autonomía y libertad debería tener algún limite, pero si tiene un limite ya no es libertad y autonomía. Ahí es donde hay un problema importante, porque todos vemos una relatividad que debería tener un límite, pero ese límite es relativo, y hay ahí una contradicción que realmente no se como deshacer … El imperativo categórico que comentaba en al respuesta a Mariona (léela porque creo que ahí respondo muchas cosas que tiene que ver también con tu comentario) garantiza una sinceridad en la aplicación de una moral, pero si esa moral, aun sincera, tiende a la comodidad y al egoísmo practico … pues puede ser. ¿Como solucionarlo? Creo sinceramente que no se puede hacer, tiene que ver con un contexto histórico, lo único que nos hará deshacernos de esos trajes ostentosos será un periodo de crisis, guerras, muertes … cuando la civilización humana vuelva a bajar a un nivel de subsistencia básico volverá una moral como la que tu comentas, que me parece bien, pero que no puede ser impuesta sin renunciar a la vez a los avances de la reflexión los derechos civiles. Así que en mi opinión el cambio social no está en nuestra mano, sino el devenir, quizá el futuro nos depare eso, de hecho muy probablemente a juzgar por nuestros actos, pero como digo no creo que esté en nuestra mano.

  • marionaral

    Hola Berto:

    En primer lugar, decirte que no voy muy bien de tiempo, y por eso no estoy siguiendo el hilo que mantienes con Nodea. Lo digo por si acaso hago algún comentario u objección que ya hayas sacado en dicho hilo. Disculpa mis carencias 🙂

    Me ha sorprendido que coincidas conmigo en lo de los derechos, normalmente cuando planteo esa cuestión la gente suele tomárselo muy a mal, jeje. Realmente es un tema muy interesante, el de la fundamentación del derecho positivo. Podría recomendarte un libro muy interesante, si es que te gusta el tema.

    Sobre la cuestión…Creo que seguimos con el mismo problema: si consideramos que un feto es un ser humano, entonces ya no es una cuestión de decisión individual de la madre, más bien todo lo contrario, podría decirse que lo que importa o desee la madre no es relevante, ya que -al menos en nuestra sociedad- se reconoce el derecho a la vida por encima de los derechos, opiniones o decisiones de otras personas. Por eso no es una cuestión subjetiva…yo puedo pensar que no está mal que te robe 1.000 euros, pero lo que yo piense o cómo me sienta al respecto no es relevante: según el derecho positivo, yo no puedo robarte esos 1.000 euros, porque son reconocidos como tuyos. Lo mismo con el feto: hemos de averiguar si es realmente una persona; en el momento en que lo sepamos, lo que opine la madre no es relevante, porque -al menos en nuestro derecho positivo- la opinión o sentimientos de una persona no legitiman el atentar contra la vida de otro.

    Sobre lo que dices de Kant…He de decirte que conozco sobre todo la Crítica de la Razón Pura, por lo que no hablo con tanto conocimiento de causa sobre la CRPráctica. Hasta lo que yo sé, Kant no habla de “no hagas a los demás lo que no te gustaría que te hicieran”, eso no es ningún criterio; si así fuera la norma, un hombre heterosexual no podría tener relaciones sexuales con una mujer, dado que ese hombre no querría que alguien le introdujera un pene o similar en su cuerpo (disculpa si es grosera la comparación, pero me parece bastante gráfica y aclaratoria). El imperativo categórico trata más bien de decir lo siguiente: “no hagas ninguna acción que, si todo el mundo la llevara a la práctica, este mundo sería inviable”. Por ejemplo, no mientas: si todo el mundo mintiera, no habría posibilidad de comunicarnos. En el caso del aborto podría decirse “no abortes, si todo el mundo abortara se acabaría la raza humana”. No sé hasta qué punto ese planteamiento vale aquí, dado que no se habla de abortar en toda ocasión. Así que sigo considerando que sobre todo es importante lo que te digo: averiguar si es o no es persona. Si es persona, no hay subjetividades que valgan (al menos en nuestro derecho positivo). Como hablamos de destruir algo que no sabemos si es o no persona, hemos de argumentar fuertemente, porque si no estamos atentando contra el derecho más fundamental que nos hemos dado en nuestra sociedad.

  • Nodea

    Es evidente que hay que hacer una pequeña síntesis del imperartivo categórico y la teleológica, pero no nos saca del problema subjetivo. ¿Por qué problema? Porque la moral universal pretendida por Kant se desmonta en la práctica, porque pocos van a basarse en el imperativo categórico. Kant sacó la brillante conclusión de que debíamos suponer que la acción buena se perpetúa como un fin trascendental, que tiene que estar fundamentada en Dios y que se debe presuponer en que existe la libertad. Y él mismo decía que estas tres cosas son indemostrables, y el problema moderno está en

    “Si no existe Dios, si no hay trascender, si incluso nos están afirmando que no existe la libertad… ¿por qué debo pensar que soy responsable y por qué debo regirme por una moral que no me gusta y me reprime todos los deseos que tengo?”

    Verdadero problema, ¿verdad? El hombre moderno se presenta a la dificultad de la moral. Como bien dice Marionaral: los derechos universales no existen. No hay un motivo real para que tenga que respetar a los demás, incluso puedo fundamentrme en que soy yo y nadie más, y puedo explotar al que me plazca. Incluso obviando las frases universales de Kant, puedo decir que mi deber es precisamente nutrir mi yo sin contar con los demás, pues es lo único que sé con veracidad, y lo mismo deberían hacer los demás.

    Asi que estamos en una sociedad con una ética teleológica. Eso del deber queda lejos , y si lo hacemos es conforme al deber, no por el deber mismo, asi que en el fondo no sería realmente un imperativo categórico.

    El hombre moderno tiene miedo al dolor, huye. ¿Pero quién ha dicho que el dolor sea malo? Desagradable es, pero quien no padece no aprende. El sufrimiento es motor de la evolución, tanto de la especie como del propio individuo. Ahora lo que se pretende es huir totalmente de el, y ocurre lo que encontramos: drogas, sectas, “medicamentos”, programas basura…. Todo con tal de anular lo que llamamos reflexión o meramente angustia.

    Volvemos a la cuestión del aborto: ¿podemos decir que es deber propio el aborto por evitar desgracia? ¿Acaso es malo en si mismo traer a un niño al mundo “sabiendo” que tal vez vaya a ser infeliz? Aquí solamente hay un fin: la felicidad. No hay imperativo categórico por ningún lado, y todo se construye a partir del deseo propio. Sí, abortar es doloroso para una mujer, nadie aborta dando palmas. Pero desde luego, parece que es más doloroso tenerlo, parece que es más doloroso saber que va a ser infeliz, pero yo creo que lo más doloroso es que todo ese pensamiento lleve a la realización de lo que se intuye: sí, el niño es un completo infeliz porque así tiene que ser.

    No podemos pretender que al tener un niño vaya a ser feliz, de primeras dependerá de los padres, pero más adelante dependerá de él. ¿No se entiende que puede ser infeliz y luego ser feliz? Es como si estuviese el destino, el determinismo, y todo es cuestión de la propia perspectiva de la madre. El cariño está por encima de la circunstancia, y una madre cariñosa pese a ser pobre, prostituta o lo que sea, puede hacer de la infancia de un niño un paraiso. Nada de dramas personales de esto es así y punto, si todos fuesemos optimistas y pudiesemos llevr mejor las desgracias haríamos de nuestro alrededor más agradable. Cuestión de la mente, si uno pierde la calefacción, más motivo para dormir juntos y darnos calor.

    Y no es exagerado lo que dije antes. Esa consideración es muy antigua, creo que algunos filósofos como Platón o Aristóteles la defendían incluso. En definitiva, si uno es feo o deforme va a ser infeliz porque la gente no le va a aceptar, etc. Es preferible que sea guapo, existoso y blablabla para que sea feliz. El error de esta gente radica en que la felicidad no está en esas cualidades, está en la propia mentalidad. La gente cuando va a la enseminación artificial busca coeficientes altos y gente guapa, y seguramente ese semen sea más caro. ¿Tan exagerado es? O_o

  • marionaral

    Hola Nodea:

    Como he dicho antes, no he podido seguir vuestro hilo argumentativo completo, sólo he leído tu último mensaje. Me parece interesante lo que dices pero, como te digo, voy escasa de tiempo. Por eso sólo quería comentarte una cosa, ¿consideras que una ética teleológica es mala? Disculpa si ya te has definido al respecto en anteriores comentarios y no lo he leído…
    Con tu último post se ve evidente el dilema: o aceptamos una especie de iusnaturalismo “agnóstico-laicos”, o todos los derechos son “relativos” y todas las cuestiones lo son. Me parece que es el quid de la cuestión: ¿qué es una persona? ¿Puede definirse de manera definitiva lo que es una persona? ¿Puede sacarse de esa definición una serie de consecuencias que sean válidas aquí y en Pekín? ¿O todo es relativo?

    Saludos a ambos,

    Mariona.

  • Nodea

    No te preocupes, suficiente tienes con dedicarle tiempo a esto estando ocupada.

    ¿La ética teleológica es mala? Puf, sí y no. Ejemplos tontos (o no tan tontos): quiero tener novia. ¿Es malo que quiera tenerla? No. Imaginemos que tengo -suerte- y lo consigo, pero había otra persona interesada en esa chica. ¿Es bueno o es malo? Este ejemplo es un poco simple, pero viene a significar que en mi búsqueda de la felicidad puede interferir en la de otros. Una ética teleológica es peligrosa por eso. Cada persona tiene un fin distinto al del otro, asi que se va a chocar irremediablemente.

    Yo siempre he sido relativista en cuanto a la moral, pero una vez se me pasó por la cabeza una idea “hay semejanzas en las distintas religiones en cuanto a la moral”, y de ahí extraí “es posible que haya una moral natural que se puede modificar, pero que fundamentaría bastante a la moral que construimos para la sociedad”. Luego topé con Rousseau y su “piedad natural” y pensé “coño, es cierto que sentimos rechazo hacia el dolor, asi que saber que el otro sufre nos resulte por lo general desagradable”. Pero ojo, estamos yendo hacia la insensibilización, ya no nos afecta tanto la violencia. Pero es curioso que aquellos que estén menos en la onda capitalista cinematográfica de las pelis de tiros y mutilaciones sean más sensibles a la violencia. Yo creo que si que existe cierta moral universal en nuestra naturaleza, en cuanto a que somos individuos y que padecemos las mismas desgracias. Luego claro, estarían los llamados “enfermos mentales, psicópatas”, que carecen de esta empatía natural. La moral es relativa en cuanto a construcción humana, pero hay cosas que por tener en común sabemos que son poco deseables y por eso la mayoría de personas evitamos hacerlas. Por eso pese a que estamos en una fuerte etapa de desesperación ante la soledad que ha dejado la “muerte de Dios”, nadie va matando por la calle. Algunos piensan “joder, es que me cargaría a mi jefe”, pero en el fondo la mayoría no lo hace. Aunque bueno, también tenemos el sistema, las leyes, aunque a estas alturas lo mejor que puede hacer alguien es matar y tener comida en la cárcel xD

    Yo creo que hay que quitar eso de moral relativa. Sé que es triste lo que voy a decir, pero creo que hay que objetivizarla. Da igual que sepamos o no que es relativa, esto es un germen que no permite avanzar a una moral que podamos llevar todos. Hay que encontrar la excusa perfecta para que aceptemos los derechos humanos como algo universal (creo que tirando un poco de la moral intrinseca en nuestra naturaleza), y si no…. ¿Mentir? Es que no se me ocurre otra cosa, tal vez volver a Dios.

  • marionaral

    Gracias por la comprensión, Nodea 🙂

    Sobre ética teleológica he de decirte que sólo conozco bien el pensamiento de Aristóteles al respecto, más concretamente su planteamiento en “´Ética a Nicómaco”. Quizá te interesaría, ya que expone y trata de resolver las dudas que has planteado respecto a ella. Es cierto que es una ética de la “felicidad”, pero la “felicidad” en ese caso queda bien definida; por ejemplo, expone y demuestra muy bien por qué hay cierto tipo de cosas que, objetivamente, no llevan a la felicidad, como la fama o el dinero. Luego hace una consideración en torno al placer, que es muy interesante. El placer podría ser considerado como un “fin en sí mismo” (uno de los requisitos que ha de cumplir el planteamiento ético teleológico, que el fin último que se persiga sea querido en sí mismo, y no en vistas a otra cosa), pero le pone una objección muy interesante: el placer, si bien es algo que siempre es querido y buscado por sí mismo, no “satisface” la verdadera “función” (ergon, en griego) del hombre. Según Aristóteles, el hombre, a diferencia del animal, se caracteriza por su inteligencia discursiva y racional. Ambos, animal y hombre, comparten su capacidad para el placer y, como hemos dicho, puede considerarse como un fin en un planteamiento ético teleológico. Pero, para este filósofo, es más adecuado buscar la felicidad en aquello que es propiamente característico del hombre: la función racional. Por eso la búsqueda del saber sería el fin más adecuado para el hombre, aquello con lo que sería más “feliz”. Como ves, una ética teleológica no significa simplemente escoger un fin cualquiera, y que luego cada uno peleemos por lograr nuestro objetivo, pisoteando al otro. Es mucho más complicado e interesante. Aunque yo le pongo una objección a Aristóteles; comparto con él que nuestra capacidad racional es un rasgo muy distintitvo nuestro. Pero creo que se olvida de un rasgo aun más distintivo y valioso de nuestra naturaleza: la capacidad de amar. Pero bueno, eso ya es harina de otro costal.
    Por cierto, sobre la vida de placer, los planteamientos que me das de que todos huimos del dolor, etc. Platón escribe algo muy interesante en el “Gorgias”. Da un argumento muy bueno acerca de lo poco inteligente que puede ser poner todo nuestro bienestar en una mera búsqueda de satisfacción del placer. La verdad es que Sócrates, Platón y Aristóteles ya lo dijeron casi todo, lo demás son comentarios a pie de página de sus obras, jeje. En general las éticas que se plantean a partir de entonces me parecen mucho más pueriles, en comparación con estos grandes.
    Sobre el tema de la naturaleza humana…es efectivamente complicado, yo creo que por una cosa en concreto. El hombre (o las personas, como quieras decirlo) es “forma formarum”, es decir, tenemos una “naturaleza vacía” al nacer. Tenemos sólo nuestras capacidades (la motriz, la intelectiva, la volitiva, la emocional), y, en el encuentro con el mundo, vamos conformando nuestra “alma”, en función de lo que vamos conociendo, amando, experimentando…podemos tener todo el mundo dentro de nosotros (obviamente, no de un modo físico, sino intelectivo y emocional), y cada uno de nosotros creamos un mundo dentro de nosotros. De ahí que surjan muchas disparidades, como las diferencias entre distintas personas, sociedades y culturas. Ahora bien, está lo que tú dices: es una verdad que se nos impone que un golpe en la cabeza me duele a mí, a ti y a un chino. Y bueno, es un ejemplo “físico”, pero podemos encontrar muchos más ejemplos en el terreno moral. Un maestro hizo una vez una observación muy interesante: “En el país X consideran un deber enterrar a los muertos, y en el país Z consideran un honor y un deber comerse a sus muertos. Ambos quedarían literalmente horrorizados si se enteraran de las prácticas del otro. Pero lo cierto es que coinciden en regla moral: a los muertos se les debe un tratamiento adecuado. En lo que difieren es en los modos de llevarlo a cabo”. Así que por ahí puedes tener una pista, que te salve del relativismo, y al mismo tiempo dé cuenta de por qué reglas morales tan dispares…En el fondo todas tienen el mismo objetivo moral, lo que difiere son las concreciones materiales que se dan.
    Planteas volver a Dios. Te voy a ser sincera: yo soy creyente, y practicante. Desde mi fe, te diría dos cosas: no podemos volver políticamente a Dios, aunque sólo sea porque eso sería incoherente con la propia fe (al menos con la cristiana). ¿Por qué? Porque el cristianismo valora sobre todo la libertad (entre otras, y fundamentalmente, la libertad de amar a Dios), y considera que la fe es un regalo. No podría imponerse una moral pública basada en la fe, al menos no en la cristiana. Cristo ya se ocupó de dejarlo claro “Al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”. Ahora bien, el cristianismo considera que existe una especie de ley natural, que está al margen de las creencias de cada uno. Quizá una muestra de su existencia es nuestro sistema de derecho (aunque también podría decirse que dicho sistema es una mera consecuencia del contexto judeo-cristiano en el que se fue forjando). Pero creo que va más allá de eso: todos juzgamos moralmente los acontecimientos, será porque tenemos una ley natural que nos hace creer que hay cosas que están “bien” y cosas que están “mal” (aunque luego cada uno juzgue buenas y malas diferentes cosas. Sería una cuestión interesante si ya en este nivel todo es relativo, o si realmente puede haber una especie de “sabiduría y verdad práctica”, que señale como más apropiadas unas elecciones morales que otras).
    En fin, disculpa si te he largado un mega discurso, es un tema que me interesa muchísimo!. Gracias por leerme,
    Mariona.

  • Nodea

    Sí, por supuesto que Aristóteles dice que el cuchillo es un buen cuchillo cuando corta. Pues el ser humano es un buen ser humano cuando usa su razón, pero se equivoca. Además creo que “la ética teleológica” es sencillamente la que busca un fin sujetos a imperativos hipotéticos ( de los que tanto se queja Kant), asi que no veo el problema.

    Unamuno nos dice “somos un animal sentimental”. También somos racionales, ojo. Pero nos caracterizamos por llorar y reir, fijate en los bebés. Y la mayoría de nuestras acciones están afectadas por nuestros sentimientos, incluso un filósofo que le repugna su sociedad y quiere cambiarla se mueve bajo ese sentimiento. Yo creo que Aristóteles pecó de intelectualismo. Estamos de acuerdo pues.

    Yo soy agnóstico, lo único en lo que creo es en el alma (pero no de una forma esencialista). Lo que me cuesta entender es que si eres creyente, ¿por qué niegas la universalidad de la moral? ¿Crees que Dios creo el mundo y dejó en manos de la humanidad la moral? Siempre puedes hacer como El gran inquisidor (que habla de este asunto).

  • marionaral

    Aristóteles, como todo ser humano, no es la persona poseedora de un juicio definitivo. Sólo he dicho que su ética teleológica no es tan sencilla, es bastante elaborada, de hecho. Pero más que sus conclusiones positivas, me gusta cómo argumenta en contra de una vida centrada en el dinero, o en la fama, incluso en el placer. Como siempre, es más fácil decir lo que no es válido, que defender que algo sea válido (el tema del aborto es un claro ejemplo)
    Sobre mi postura personal…A ver, aquí estamos haciendo filosofía, que es un tipo de argumentación diferente a la que pueda ofrecer el derecho, la teología o la fe. El hecho de que yo, por vía de fe y de experiencia personal, crea que existe cierta moral universal, no significa que piense que eso puede demostrarse filosóficamente, al menos en un sentido estricto de la palabra “demostrar”. Es lo malo de la filosofía contemporánea, que pretende “demostrar” todo, y por eso cae en el relativismo. Con Kant, creo que la moral es simplemente un “factum”, y por eso no cabe demostración. Ahora bien, una cosa es creer (que no demostrar) en una inclinación moral universal, y otra bien diferente es constatar los diferentes contenidos y desarrollos morales que cada sociedad y persona alberga dentro de sí. Pero que somos seres morales me parece un hecho. Como estamos hablando de filosofía prefiero no responderte a la pregunta “¿Crees que Dios creo el mundo y dejó en manos de la humanidad la moral?”, porque ya no te hablaría desde la filosofía, y además es una cuestión muy complicada sobre la que debatir 🙂

  • Beijabar

    Voy a ir por partes, porque hay varias cosas que quiero comentar de ambos, amen de daros las gracias y la enhorabuena por un debate rico y variado: en primer lugar, Mariona, respecto al imperativo categórico, yo lo entiendo como “actúa como si tu decisión fuese ley universal”, esto garantiza una sinceridad con tu parte sintiente y, por tanto, con tu moral, pero no erradica el subjetivismo, ni tampoco se puede generalizar, esto tiene por motivo las circunstancias, o lo que yo como existencialista gusto en llamar el devenir (Por cierto, me interesa el libro sobre la relatividad de los derechos). Tu dices que no se puede, mediante el imperativo categórico, decir “voy a abortar” porque si fuese ley universal la raza humana se extinguiría, pero eso es falaz, no lo digo de manera despectiva, sino que es una falacia generalista, uno puede, ajustándose al imperativo categórico, decidir abortar en X circunstancias concretas, y pensar que toda personas en esas circunstancias concretas, debería hacerlo así. En tal caso el imperativo categórico no cuenta para nada como un contra-argumento moral sobre la cuestión. Ya Kant tiene en cuenta el subjetivismo de manera implícita, se trata de ser sincero con la moral, no de generalizarla, todos somos diferentes y tenemos morales diferentes, se trata de no traicionar nuestra moral, no de imponerla.

    Nodea, creo que si que es exagerado lo que comentabas, es decir, es una ejemplificación hipotética de un extremo que dudo que pueda llegar a darse en la practica, pero diré que si se da el caso, el mundo no es el que yo desearía :D. Sin embargo esta no es la cuestión, estoy muy de acuerdo contigo en que el sufrimiento es experiencia pura, que nos hace mejorar, y que es necesario e incluso, en su justa medida, deseable, sin embargo, lo que yo propongo no es si está bien o mal, ante unas determinadas circunstancias de sufrimiento X o condiciones Y abortar o no, lo que yo defiendo es el derecho a la subjetividad, es decir, la posibilidad de admitir que pueden existir circunstancias en que una persona, con una moral determinada, influenciada por una cultura determinada, decida, ciñéndose al imperativo categórico, abortar. Si se es capaz de imaginar que esa es al menos una posibilidad, por ínfima que sea, la cuestión es subjetiva. Y si la cuestión es subjetiva e individual, el juicio de la circunstancia cobra una componente psicologísta y relativo, y lo que para uno puede ser motivo de aborto, para otro no, pero el caso es que depende de su moral, del estado psicológico, de sus preferencias sinceras, basadas en su experiencia e interpretación de esta, y por lo tanto es respetable.

    Respecto a la moral teleológica, hay varias cosas, la primera, en la que estoy de acuerdo con ambos y con Aristóteles, es que hay una base común que evita el relativismo total, y es esa empatía, esa base sintiente del ser humano, yo me considero a mi mismo cuasi-relativista, porque acepto esa base sintiente, mas que aceptarla es que mi estómago no me deja negarla por mas que mi mente lo desee, sin embargo, la interpretación de ese sentimiento es tan subjetiva que prácticamente volvemos al relativismo completo en la practica. Esta es la otra parte importante para mi, la filosofía teórica está muy bien, éticas deontológica o teleológicas… pero al final, la vida es práctica, y la filosofía debe estar orientada a la practica, por lo que deontológica y teleológica … terminan por fusionarse en algo muy parecido, el sentimiento de deber hace que creemos fines que perseguir, y que estos se auto impliquen.

  • marionaral

    Hola Berto:

    Como de costumbre, no tengo mucho tiempo. Te repito la parte que veo importante de mi argumentación, para focalizar más la discusión, autocitándome (jejeje):

    “El imperativo categórico trata más bien de decir lo siguiente: “no hagas ninguna acción que, si todo el mundo la llevara a la práctica, este mundo sería inviable”. Por ejemplo, no mientas: si todo el mundo mintiera, no habría posibilidad de comunicarnos. En el caso del aborto podría decirse “no abortes, si todo el mundo abortara se acabaría la raza humana”. No sé hasta qué punto ese planteamiento vale aquí, dado que no se habla de abortar en toda ocasión. Así que sigo considerando que sobre todo es importante lo que te digo: averiguar si es o no es persona. Si es persona, no hay subjetividades que valgan (al menos en nuestro derecho positivo). Como hablamos de destruir algo que no sabemos si es o no persona, hemos de argumentar fuertemente, porque si no estamos atentando contra el derecho más fundamental que nos hemos dado en nuestra sociedad.”

    Es decir:

    1. No creo que el imperativo categórico sirva en esta cuestión.
    2. No me has respondido a lo esencial: no hemos esclarecido cuándo se considera que alguien es persona. Y tampoco me has argumentado por qué, aun no teniendo claro que algo sea persona, pueda atentarse contra ello. El dilema queda por resolver, y creo que el criterio subjetivista está por completo fuera de lugar cuando se habla de la vida de otra persona, creo que es un “factum moral” el hecho de ver como algo intrínsecamente malo el arrebatar la vida a una persona inocente, menos en aras a defender un derecho a la subjetividad. Si aun dijeras “es que es en defensa propia, de mi propia vida”. Pero sabemos que son muy pocos los casos que se ajusten a ese dilema. Así que el dilema sigue sin resolver: ¿es o no es persona?

    Me parece que es de verdad la parte fundamental de la discusión. Defiendes el derecho a la subjetividad, pero estarás de acuerdo conmigo que nunca el derecho a la subjetividad de una persona podría prevalecer sobre el derecho a la vida de otra persona. Quizá pudiera tu subjetividad defenderse frente a mi subjetividad, frente a mi opinión…pero nunca tendría supremacía sobre mi vida. ¿Por qué sí sobre la de un feto? ¿Es o no es persona?

    Saludos a ambos!

    Mariona.

  • Beijabar

    Muy buenas Mariola, estoy perfectamente de acuerdo con algunas cosas de las que dices, como que ninguna subjetividad puede prevalecer sobre la vida de una persona (Aunque recordemos que la argumentación de esto es intersubjetiva). Eso sí, yo creí que habíamos esclarecido que, a partir del 6 mes, en los que con algo de ayuda podría sobrevivir en el mundo, podemos decir que es un ser humano completo, y a los tres meses, es un proyecto de ser humano sintiente, con sistema nervioso y cerebro complejo, sin embargo, al menos para mí, parece claro que por debajo de esos seis meses, no es un ser humano complejo, y ahí es donde yo encuentro la parte relevante del debate, la responsabilidad que supone destruir algo, aun no humano, pero potencialmente humano, o incompletamente humano, y la elección de una responsabilidad frente a otras, y de ahí la parte subjetiva del aborto, eso sí, creo que la responsabilidad disminuye con la edad del feto, cuanto mas tiempo de desarrollo tiene, mas responsabilidad supone, porque la evolución del feto supone la superación de escoyos y el acercamiento a la forma completa.

    En cualquier caso hay algunas cosas en las que no necesariamente nos pondremos de acuerdo, sin embargo el debate está sirviendo para mostrar un espectro amplio y variado sobre la cuestión y las opiniones al respecto, y esto era precisamente lo que pretendía al crear una entrada al respecto, así que no puedo menos que darte las gracias, una vez mas.

  • marionaral

    Disculpa Berto, quizá te entendí mal. El tema es que esos criterios para decidir que algo es o no persona no me parecen válidos. ¿Por qué la independencia debería ser criterio? En realidad, el bebé al nacer no es independiente, si le dejaran solo moriría.
    Asimismo, creo que no es acertado dejar a la subjetividad de cada uno el decidir si alguien es o o es persona. Entonces deberíamos aplicarlo a todos los casos similares, de modo que un neonazi podría tener derecho a decidir si un judío es persona, dejando a su responsabilidad moral el si cree que está mal matarlo. Lo mismo a un inglés del siglo XVI, dejar a su juicio decidir si un africano era persona. Todos hemos condenado el esclavismo y el holocausto, por pensar que atentaban contra la vida de lo que consideramos personas (cuando había otras personas que, sincera y honestamente, no los consideraban personas y no veían ningún mal moral en atentar contra su vida)., En este debate -el del aborto- la cuestión no está resuelta. Y no resolverla, dejándolo la decisión a la subjetividad de cada uno con criterios que no son nada claros ni definitivos, me parece un gran error, igual que me parece un gran error que muchos alemanes consintieran el holocausto.

  • Beijabar

    Te entiendo Mariola, pero si no hay consenso sobre la cuestión, solo varias opiniones, pero tampoco queremos dejar que sea algo subjetivo … es lo mas parecido al perro del hortelano. No hay consenso entre el momento exacto en que algo pasa de ser potencialmente humano a humano completo, es una cuestión imprecisa, y tampoco hay consenso con respecto a las posibilidad de existencia de ciertas circunstancias que te hagan abortar con cierto derecho no trivial … sin embargo dices que hay que esclarecer la cuestión: en mi opinión ya está aclarada y no lo estará nunca, es decir, no hay resolución social, no hay una decisión unánime, así que habrá que dejarlo a la libertad de cada uno o suspender el juicio. Pero desde luego eso es desde la perspectiva holista de la cuestión, desde el punto de vista de que es una cuestión de todos que debe ser esclarecida, y tampoco en esto hay consenso.

  • marionaral

    A ver si te he entendido bien: no se sabe cuándo algo empieza a ser un ser humano y, como no hay consenso, se deja a la subjetividad y responsabilidad de cada uno la decisión.
    Mi punto sería el siguiente: nadie puede saber-decidir cuándo algo es persona. Como queda abierta la posibilidad de que sí lo sea, aquel que quiere destruir la vida ha de demostrar que, en efecto, no hay tal persona. Es decir, para DESTRUIR hacen falta motivos fuertes que te avalen, sin embargo para dejar las cosas como están no ¿o qué piensas?

  • Beijabar

    Pues creo que lo has sintetizado perfectamente, tanto mi punto de vista como el tuyo, y creo que son realmente las posturas que causan el dilema. Es posible que no podamos esclarecer la cuestión de si hay que arriesgarse a crear nuevos valores y aceptar la responsabilidad o ceñirse a una moral tradicional que no solo no tiene nada de malo, sino que culturalmente es la nuestra.

    Creo que después de ese ultimo comentario queda poco que decir, por mi parte si diré que me has entendido perfectamente, y yo creo haber conseguido lo mismo, porque tu postura me parece lógica y aceptable, aunque no la comparta exactamente, mas que nada porque creo que la inactividad y la actividad, ese destruir o dejar las cosas como están, no tienen diferencia, se es igual de responsable de cambiar algo como de dejarlo como está, somos lo que hacemos y lo que no. En cualquier caso te felicito, igual que a Nodea, porque creo que hemos arrancado, de un debate manido, una buena cantidad de tópicos, y hemos pulido las posturas. Como buenos filosofos nos hemos acercado a los problemas correctos ; ) Quedo en deuda contigo.

  • marionaral

    Justo pensaba eso cuando te escribí, que también dejar seguir el curso de las cosas implica una responsabilidad. Quizá el punto sería evaluar qué tipo de decisión es moralmente peor (o mejor), o cuál es más dañina.
    Pero bueno, es un debate muy extenso como para poder matizarlo bien a base de comments…
    Y la deuda está saldada, me ha gustado mucho poder debatir la cuestión sin, como tú dices, remitirnos a los “típicos tópicos” 🙂

  • Nodea

    Yo dejé el debate porque no tenía nada mas que decir, pero si estuvo bien. Se llegó al verdadero problema, y lo interesante ahora sería resolverlo, ¿se puede?

  • marionaral

    Una solución definitiva no, sobre todo por los casos extremos (en los que no abortar ponga en peligro la vida de la madre). Pero yo sí creo en la máxima “el que destruye una potencial vida humana tiene la carga de la prueba”. Es decir, se ha de argumentar que no es un ser humano, que no hay atentado contra la vida y que el hecho de abortar es conveniente por motivos fuertes y válidos (dado que está en juego la vida de alguien).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: