Neurath vs Schlick

Exposición de la contraposición entre coherentismo y fundamentalismo como justificación en la obtención de conocimiento a través de una síntesis de los artículos a continuación citados de los autores Neurath y Schilick

Artículo de Otto Neurath: Proposiciones protocolares.

Neurath considera las  proposiciones protocolares como imperfectas, imprecisas, aun pretendiendo colocarlas en la base de un lenguaje unitario de la ciencia. Expone que tras  limpiar el “lenguaje trivial histórico” por completo de componentes metafísicos obtenemos un “lenguaje fisicalista altamente científico”, mas este lenguaje es también insuficiente para el discurso científico que requiere una mezcla de ambos que dé cómo resultado un dialecto apropiado para tal uso, pues “Un científico debe poder explicar teorías en lenguaje fisicalista altamente científico a un cochero en un lenguaje propio de este”. Esto nos recuerda a cuando Platón describía el método socrático que permitía a un esclavo iletrado resolver complejos problemas de aritmética o geometría a través de sencillas y sucesivas explicaciones, esto parece haber inaugurado la línea de búsqueda de fundamentos que tratan estos autores, aunque el objetivo de Platón en tal instante fuese a favor dela Teoríadela Reminiscencia.

El autor defiende un fisicalismo radical, que conforma la teoría científica unificada a través de enunciados protocolares y no protocolares, los primeros son para Neurath proposiciones con contenido empírico, de carácter no general,  que responden a una observación determinada y deben ir acompañadas de datos concretos de observación. Esto es necesario para conseguir un lenguaje intersubjetivo que permita relacionar las proposiciones protocolares, pues se enuncia que solo hay un lenguaje protocolar universal. Para ello es necesaria una “sintaxis lógica” y elogia y comparte la estructura lógica de Carnap como primer paso en tal dirección.

Rechaza sin embargo la conclusión de Carnap al respecto de la no necesidad de confirmación de las proposiciones protocolares, conclusión que da un crédito superior a los sentidos del cual Neurath no esta tan seguro. Este propone, en contraposición, un sistema de confirmación que califica de necesario, basado en la coherencia, es decir en el principio de no contrariedad entre el enunciado protocolar y el resto de enunciados, protocolares o no, del sistema científico. En caso de que suceda una contradicción es necesario o bien rechazar la proposición protocolar o bien adaptar el sistema científico para eliminarla.

Artículo de Moritz Schlick: Sobre el fundamento del conocimiento.

Introduce la búsqueda de un fundamento del conocimiento en la tradición antigua y destaca como más novedosa la referente a enunciados protocolares dentro de la tradición empirista.

Hasta ahora los enunciados protocolares son aquellos que preceden a la esencia de la teoría científica, tienen sentido lógico y coherencia, e invariablemente refieren a hechos empíricos.  Schlick destaca también que son todo menos incontrovertible ya que la experiencia pasada está sujeta a muchos factores de la memoria que pueden proporcionarnos datos observacionales erróneos, a su vez da cabida al fallo de los sentidos.

Por todo esto señala que los enunciados protocolares no pueden ser base firme de la ciencia pues sufren los mismo males que el resto de enunciados y por lo tanto no es posible diferenciarlos realmente, crítica aquí el hasta ahora criterio arbitrario de selección de los enunciados protocolares entre el resto de enunciados, y que todos ellos son iguales.

El gran problema planteado es, pues, el criterio de verdad. Aquí lanza una crítica directa a Otto Neurath al respecto de su criterio coherentista, pues “Una fantasía coherente no deja de ser fantasía”, valora el papel de la coherencia en las teorías científicas pero lo califica de inconcluyente. Critica que además, ante una incoherencia en el sistema no se puede optar por un criterio de economía a la hora de elegir entre rechazar el enunciado o alterar el sistema, sino que debe ser de origen, pues es necesario un contacto con la experiencia empírica, que el llamará una “concordancia con la realidad” y que formaliza como enunciados sintéticos: proposiciones acerca de hechos de observación inmediata,  que serian inalterables y verdadera base del conocimiento científico.

En base a esto da la vuelta al intento objetivista y enuncia que el criterio de coherencia, debe cumplirse no solo con el sistema científico, sino con las apreciaciones empíricas subjetivas, y que ningún hombre puede aceptar proposiciones que contradicen enunciados sintéticos subjetivos. Estos enunciados son el origen y la motivación de formación de los enunciados protocolares como hipótesis (generalización de carácter experimental de experiencias propias) en cuanto a la satisfacción subjetiva de la comprobación empírica; y de esto se desarrollaran por inducción las Leyes dela Ciencia.

Esto denota una tendencia claramente fundamentalista que da total importancia a las apreciaciones más básicas, por parte de los sentidos, de los hechos empíricos en condiciones de verificación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: