>Anónimo lunes

Legañosos párpados, cuales indecisas persianas, permiten el paso de la luz ahora si, ahora no. Faustino lucha contra su peso durante unos minutos, si no consigue vencer, repite buena parte de la mañana más tarde. Retira el edredón lentamente y se incorpora, a veces es el frio suelo quien le devuelve a la tejida nube. Inexplicablemente, no es una opción para este estúpido dormilón alcanzar la plena consciencia vespertina con calzado alguno. Con los únicos estímulos del frio entre sus dedos y las ganas de orinar, alcanza el baño. Aliviado y despeinado se introduce en la ducha y acciona el grifo, el agua cae sobre su cabeza y la mecánica de su cerebro se acciona, lentamente. En el momento en que el agua, habiendo recorrido todo su cuerpo, toca el suelo, recuerda que una vez más no ha preparado toalla ni ropa limpia. Olvidándose del inconveniente, se rinde a la maravilla del agua a presión y temperatura constantes. Mientras, examina la herida de su brazo, convencido de que nunca antes ha visto supurar un pus más amarillento y viscoso que aquel. Al terminar, limpio y despeinado, sale del baño. Empapado y chorreando atraviesa las diferentes estancias hasta su habitación, donde mojando camisetas, jerséis y ropa de cama logra extraer del armario una toalla limpia. Ya seco y vestido se dirige a la cocina, pone el café al fuego y emplea los minutos que transcurren durante su preparación en discernir entre las reducidas opciones de desayuno sólido. Armando la bandeja de plástico con los alimentos y utensilios necesarios, se traslada al salón, donde ocupa su sillón preferido justo bajo el tragaluz. Lentamente come, saborea cada una de las porciones de tarta de manzana que solucionaron su último dilema, pronto también el café desaparece por su garganta y el sujeto expira una gran bocanada de aire, satisfecho. Tras unos instantes de prematura digestión, se levanta, alcanza el libro que anoche tubo que dejar vencido por el sueño y lo abre. Enciende un cigarrillo Chesterfield con la ultima cerilla que le queda, aspira el humo consciente de lo insalubre que resultará este habito cara su vejez, y falto de fuerzas se abandona a la lectura si mas objetivo que devorar las palabras como ricas porciones de tarta. Cuando se presentan en sus piernas los primeros signos de parálisis, consecuencia de su poco ergonómica posición de lectura, se levanta. Atontado, recorre la casa recogiendo ropa sucia, papeles y libros desperdigados por doquier. Los devuelve a su sitio con pasmosa tranquilidad, muchos lo calificarían de irritante lentitud, y de la misma manera se traslada hasta el despacho para hacer uso del ordenador. Ojeando el correo electrónico y la ya habitual ruta de paginas destinadas a informar sobre las novedades de sus diversos intereses, transcurre el tiempo que le separaba de la hora de comer. Plantado en la puerta de la cocina, interroga silenciosamente a la nevera y la despensa, las respuestas brotan de su memoria y progresivamente se dibuja en su boca una mueca de disgusto. Decide sustituir la comida por un cigarro y un refresco, la mueca reaparece al recordar lo perjudicial de estas costumbres. Mas asqueado si cabe se arroja al sofá, aunque quizá seria más propio decir contra el sofá. La fuerza del impacto tumba la estructura y al caer, el peso del sofá sumado al de su cuerpo agrieta el suelo de la estancia. En el piso de abajo, su vecino observa la creación y progresivo ensanche de las grietas que, finalmente, se abren por completo, dejando caer el enyesado detonante de la furia asesina mas cruel.

Anuncios

One response to “>Anónimo lunes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: